Ermita

Está situada aproximadamente a un kilómetro y medio al norte del pueblo y da nombre a la vega que se encuentra a su lado. Puede verse mientras se hace la Ruta Vadiniense o cuando se accede al Roblón. La festividad se celebra el 26 de junio.

En cuanto a la propia ermita, no se conoce exactamente la fecha de su construcción, pero aparece citada en un documento del archivo de la Diócesis de León del siglo XV. Es posible que su origen fuera parecido al de la ermita de San Guillermo, en Cistierna (tras la invasión de Almanzor los monjes buscaban refugio en los montes). Estuvo en ruinas durante varios años, probablemente obra los franceses. En el año 1908 hubo una gran sequía y el pueblo llevó en procesión a todos los santos que había en la Iglesia. En esa época el santo se encontraba en la iglesia, como no había andas se llevaba en una escalera, de la que se caía continuamente. Después de esto, se reconstruyó la ermita, se colocaron dos caños en la Fuente y también se edificó la nueva escuela.

San Pelayo Modino (4).jpg
San Pelayo Modino (3).jpg

En 1973 se revistió con ladrillo el interior y el exterior de la ermita, el piso fue de cemento, se colocó un altar de mampostería, se arregló el portal y se rehízo el techo. La obra costó en torno a 50.000 pesetas.

La última reforma llevada a cabo fue en el año 2009, en la que se picó la pared exterior, dejando a la vista la piedra rejunteada. La pared interior se pintó y en el suelo se colocaron baldosas, se reparó el tejado y se cambiaron las tablas del techo. El portal también fue reparado y se añadió una cruz de metal. Fue una obra realizada en conjunto por muchos vecinos del pueblo y pagada en parte por donantes anónimos.

 

Festividad

En la víspera se reúnen un grupo de vecinos para limpiar y preparar la ermita para el día siguiente. Primero, los jóvenes van de casa en casa pidiendo flores al resto de vecinos, colocándolas cuidadosamente en unos cestos para poder transportarlas. Después se hacen grupos de trabajo, algunos cortan las hierbas y espinos del camino, otros adornan las andas en las que irá el santo. El resto limpia la ermita por dentro y ordena algunas sillas para los más mayores. En el tramo más próximo a la ermita, se coloca una hilera de helechos a cada lado del camino (se necesita paciencia para esto).